Tips para ir de Camping con niños

by Joey 7. noviembre 2011 12:18

 

Una de las cosas buenas del camping es que es una actividad que se adapta a todas las edades. Tanto jóvenes como adultos son capaces de pasar unas hermosas vacaciones al aire libre. Aún así, están los que creen que irse de vacaciones en el camping con niños pequeños puede llegar a ser un impedimento para pasarla bien. Esto es un grave error debido a que los niños pueden encontrar grandes aventuras al sumergirse en las maravillas de la naturaleza.

He aquí para llevar a los más pequeños de camping tomando las precauciones necesarias. Para así empezar los mejores recuerdos de las vacaciones desde chicos.

Planificar Juntos

Parte de la emoción radica en la planificación. Desde observar los alrededores, hasta buscar en el mapa y buscar los lugares de interés a visitar y marcar las actividades. La diversión también puede encontrarse en la anticipación. Es importante hacerlos participar en la acción, involucrarlos en la toma de decisiones para hacerlos sentir como pequeños adultos. Esto, además de hacer que vean la actividad con mejores ojos logra reforzar su autoestima.


Prepararlos antes de salir

Siempre es bueno prevenir antes que curar. Una linda actividad en familia es, previo a las vacaciones, armar la carpa en conjunto. Enseñarles qué partes de las mismas pueden ser peligrosas. Es importante que los niños aprendan a familiarizarse con el concepto de carpa. Y hasta quién sabe, ¡todo puede terminar en un divertido pijama party en el comedor!

Familiarizarlos con el aire libre

Algunos niños pueden encontrar la naturaleza intimidante. ¿Por qué no probar un paseo diario en un lugar similar? Dejar que se acostumbren a estar afuera. Tal vez realizar alguna actividad de su interés que los haga emocionarse con el camping, como por ejemplo remontar una cometa u organizar una búsqueda del tesoro.

Llevar equipo extra

Es importante recordar que los niños siempre serán niños, por ende es muy probable que se ensucien, lastimen o se quejen. Recuerden llevar ropa extra en caso de que se ensucien o haga frío para mantenerlos siempre cómodos.  Algunas frazadas de más para dormir nunca vienen mal. Asimismo, es bueno estar preparado para cualquier eventualidad sea una picadura de mosquito o una raspadura, con algunas curitas, yodo y alcohol en gel ¡están prontos!

Para que los niños estén cómodos con el entorno hay que dejarlos llevar unos pocos juguetes (aquellos infalibles para momentos de aburrimiento). Eso sí, ¡evitando llevar todo el cuarto entero!

Para aquellos asustadizos a la oscuridad, comprar una linternita para que la tengan consigo en todo momento. De esta manera el niño siente que tiene control sobre el ambiente que lo rodea. Así evitamos los gritos nocturnos provocado por algún monstruo que ande en la vuelta.

Llevar muchos snacks

Todos esos caramelos que los niños adoran y otros snacks saludables como sándwiches. Un niño bien alimentado es un niño feliz.


Tener Planes de respaldo

Si los niños se aburren con la actividad planeada es bueno tener una actividad alternativa para avivar su interés. Puede ser un juego al aire libre, comenzar a contar una historia o cantar una canción.

 

Enseñarles respeto

Respetar a la madre naturaleza puede salvarle la vida a los pequeños. Las habilidades aprendidas al aire libre durarán toda la vida. Estas habilidades incluyen qué hacer cuando uno está perdido e identificar los elementos de la naturaleza. Al enseñarle a un niño sobre el entorno que lo rodea, también aprenderá de sí mismo. También es una linda oportunidad para que los padres enseñen una lección importante a sus hijos sobre valores y respeto.

 

¿Vieron que no era tan difícil?

 

 

 

Tags:

Aventuras | Información General | Tips y Consejos